Articulo del Dr. Jaime Aristy Escuder

El hundimiento del banco de la reelección.

El banco de inversión Bear Stearns, que promovía en sus informes la reelección de Leonel Fernández, se hundió estrepitosamente el viernes 14 de marzo en las turbulentas aguas de Wall Street.

En menos de una semana se evaporaron miles de millones de dólares de supuesto valor accionario de Bear Stearns, llevando a la Reserva Federal –la Fed- a prestarle a JP Morgan Chase 30 mil millones de dólares para facilitar su adquisición, lo cual hizo a 2 dólares la acción.

El apoyo de Bear Stearns a la reelección de Leonel Fernández no era gratis. El 31 de enero de 2008 el banco le envió una propuesta a Leonel Fernández de colocar en los mercados internacionales 200 millones de dólares de deuda garantizada por el Estado Dominicano a cambio de una comisión superior a un 4% más gastos, equivalente a la suma de 8.3 millones de dólares. Cabe resaltar que esa comisión es 10 veces superior a la que cobró Bear Stearns (0.375%) por colocar 300 millones de dólares al gobierno de Jamaica.

Es obvio que la diferencia entre las dos comisiones es el pago que estaría recibiendo Bear Stearns por apoyar la reelección de Leonel Fernández. Ahora es fácil comprender el por qué los funcionarios de esa entidad financiera afirmaban públicamente que la reelección le convenía a la República Dominicana –y sobre todo a ellos.

La quiebra de Bear Stearns arroja dos lecciones. La primera revela que los analistas de Bear Stearns son extraordinariamente malos. La caída de ese banco en Wall Street fue el producto de la mala cuantificación y gestión de los riesgos financieros. Los riesgos de crédito, liquidez y de mercado devoraron la posición patrimonial del quinto banco de inversión más grande de los Estados Unidos.

En menos de dos días el valor de sus acciones pasó de 61.58 dólares a sólo 2 dólares –hace un año las acciones se cotizaban a 159 dólares-, llevando a la quiebra a miles de inversionistas que habían confiado en sus analistas y funcionarios.

De esto se concluye que sus informes no son muy confiables. La quiebra de Bear Stearns revela que la Fed está dispuesta a inyectar toda la liquidez necesaria para evitar un contagio al resto del sistema bancario estadounidense.

Además de los 30 mil millones que la Fed le prestó a JP Morgan Chase –a cambio de activos respaldados por hipotecas propiedad de Bear Stearns-, el banco central norteamericano reveló que prestaría 200 mil millones de dólares –alrededor de 1.1% del PIB- a las firmas de corretaje bajo las mismas condiciones que le presta liquidez a los bancos comerciales regulados, tomando como garantía instrumentos financieros respaldados por hipotecas.

Esto significa que la Fed está dispuesta a absorber cuantiosas pérdidas a cambio de asegurar la estabilidad del sistema de pagos norteamericano.

El martes 18 de marzo la Fed redujo su tasa de interés en un 0.75%, llevándola a un 2.25%. Según el informe del Comité Federal de Operaciones de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) los mercados financieros se mantienen bajo un estrés considerable, registrándose un debilitamiento del acceso al crédito y, en consecuencia, de la capacidad de crecimiento de la economía estadounidense. Por ese motivo era imprescindible la disminución de las tasas de interés de la Fed.

La inyección de liquidez y la disminución de las tasas de interés han estado provocando la pérdida de valor del dólar frente a otras monedas. Específicamente, en los últimos meses el dólar se ha devaluado con relación al Euro en un 22% y con relación a una canasta de las principales monedas del mundo en un 14%.

El informe de la Fed revela que las expectativas de inflación son actualmente superiores a las que prevalecían hace unos meses. Un aspecto a resaltar de la quiebra de Bear Stearns es que Barack Obama ni Hillary Clinton le han echado la culpa de la devaluación y del aumento de precios al presidente George W. Bush.

Ambos reconocen que es importante tomar medidas para asegurar la estabilidad del sistema financiero y siempre han demostrado su voluntad a cooperar por el bien de su país.
Las medidas adoptadas por la Fed para enfrentar las turbulencias que se registran en el mercado financiero estadounidense son muy parecidas a las que adoptó el Banco Central de la República Dominicana en el año 2003.

Frente a la crisis bancaria que afectó a tres importantes entidades financieras nacionales, el Banco Central inyectó los recursos necesarios para satisfacer la liquidez que requerían los depositantes.

La diferencia es que la Fed inyectó un monto equivalente a un 1.1% del PIB y en la República Dominicana fue necesario inyectar liquidez por una suma ascendente al 20% del PIB.

Ese exceso de liquidez provocó la devaluación del peso dominicano y el aumento de la tasa de inflación.

Lamentablemente, a diferencia del comportamiento exhibido por los políticos estadounidenses, en la República Dominicana el candidato presidencial opositor -Leonel Fernández- pronunció fuertes críticas contra el gobierno de Hipólito Mejía y su política monetaria.

Ese discurso, que sirvió de base a una campaña repleta de mentiras, exacerbó todavía más el mercado de divisas, estimulando una mayor devaluación del peso dominicano.

Lo grotesco y ridículo es que ese candidato, ya convertido en Presidente de la República, pretenda obtener la reelección repitiendo las mismas mentiras.

Espero que el pueblo dominicano aprenda las lecciones que se desprenden de la quiebra de Bear Stearns y de la actual política monetaria norteamericana, para que pueda tomar una decisión racional que rechace la falsa propaganda que apoya al candidato reeleccionista.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: