Articulo del Dr. Jaime Aristy Escuder

El Banco Central ha estado aplicando una política monetaria restrictiva para mantener estable la tasa de cambio. El objetivo intermedio de esa política monetaria es anclar la tasa de cambio y de esa manera mantener el movimiento de precios sobre una trayectoria poco volátil.

JAE

El tiempo revelará que los éxitos del presente serán los fracasos del mañana. La venta masiva de reservas internacionales del Banco Central ha sido una de las vías de desmonetización usadas por las autoridades monetarias.

Entre diciembre de 2007 y el 23 de junio de 2008, el Banco Central vendió US$447.3 millones de sus reservas internacionales -si se toma en consideración el encaje legal en dólares de los bancos comerciales depositados en el organismo emisor la venta ha sido todavía mayor- , reduciéndose la masa monetaria en RD$15,275 millones.

Esa disminución de la cantidad de pesos en circulación representa 12.5% de la emisión monetaria total existente al 31 de diciembre de 2007. Por ese motivo la gente siente y dice que no hay un chele en la calle. La necesidad de liquidez ha obligado a los bancos comerciales a reducir sus depósitos remunerados en el Banco Central. Esos depósitos, que alcanzaban la suma de RD$14,631.8 millones hacia inicios del año 2008 se redujeron a sólo RD$4,270.8 millones hacia finales de junio de este año.

Un descenso de RD$10,361 millones en menos de seis meses. ¡Nunca antes se había registrado una caída tan rápida de esos depósitos! Las autoridades monetarias reaccionaron agresivamente. En menos de dos meses aumentaron las tasas de interés en más de 400 puntos básicos (i.e., 4 puntos porcentuales) de sus certificados financieros, obligando al sistema financiero nacional a incrementar las tasas de interés sobre las operaciones de préstamo en un rango que va de 400 a 800 puntos básicos.

La tasa de interés sobre los préstamos hipotecarios que era 12%, se elevó a 20%; la tasa de interés sobre los préstamos al consumo supera actualmente el 25%; y la tasa de interés preferencial se ha colocado en 21% en la mayoría de las entidades financieras. Lo grave es que los ajustes de tasas de interés no solo aplican sobre los nuevos préstamos, sino también sobre los vigentes, deteriorando la calidad de la cartera de la banca nacional.

Las autoridades monetarias también han comenzado a utilizar instrumentos cuantitativos de control de la liquidez. Recientemente se aprobó que los bancos comerciales envíen al Banco Central una parte del dinero líquido que poseen en sus bóvedas en forma de encaje legal. A mí no me sorprendería que en las próximas semanas la Junta Monetaria apruebe un control cuantitativo sobre la cartera de crédito de la banca.

El aumento vertiginoso de la tasa de interés que paga el Banco Central le ha permitido aumentar su deuda con terceros. Entre diciembre de 2007 y junio de 2008, los valores en circulación del organismo emisor (i.e., certificados y notas) se incrementaron en RD$15,023 millones. Esa colocación se logró mediante la venta masiva de certificados a las Administradoras de Fondos de Pensiones, las cuales han colocado más de RD$18,182 millones del ahorro de los trabajadores en el Banco Central. Además, el público en general –atraído por los espejitos de las altas tasas de interés de un Banco Central con un patrimonio negativo- elevó en RD$11,409 millones sus inversiones en esa entidad. Los aumentos de la participación de las AFP y del público compensaron la caída de las inversiones de las instituciones financieras internacionales, las cuales redujeron sus inversiones en certificados del Banco Central en RD$6,100.7 millones en el mismo período.

Cabe resaltar que es probable que en los próximos meses la participación extranjera se reduzca todavía más debido a la crisis financiera de Estados Unidos y a las turbulencias que se comienzan a registrar en algunos países emergentes. Para muestra un botón: entre el 20 de mayo de este año y el 1 de julio el mercado de valores de Brasil ha caído en 14%, generando mucha incertidumbre entre los inversionistas internacionales.

La política monetaria restrictiva no logrará mantener la estabilidad de la tasa de cambio por mucho tiempo. La deuda del Banco Central de RD$200,000 millones está generando un déficit cuasi fiscal que pronto superará los RD$30,000 millones anuales. Esa cifra es mayor a las apetencias de los agentes económicos nacionales e internacionales por certificados del Banco Central, por lo que llegará el momento en que el déficit cuasi fiscal tenga que pagarse con dinero efectivo.

Llegado ese momento la tasa de cambio comenzará a dar saltos y los precios también. Sólo un fuerte superávit fiscal que permita la transferencia al Banco Central de, por lo menos, una suma equivalente a 2% del PIB mantendría la estabilidad macroeconómica.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: